Lunes, 30 Julio 2018

Acuerdo de Producción Limpia: Productividad y medio ambiente

portada

* Ya son más de 7 mil 500 las empresas en Chile que, desde 1999 a la fecha, se han adherido a un Acuerdo de Producción Limpia, respondiendo a la necesidad de avanzar en una mejor gestión de sus condiciones productivas y ambientales, permitiéndoles ser más eficientes y competitivas.

Por: Lillian Villagra

XimenaRuzEspejoLa Producción Limpia (PL) es una estrategia de gestión productiva y ambiental que permite lograr beneficios económicos y, al mismo tiempo, mejorar el desempeño ambiental. Esto la transforma en una herramienta que está al alcance de toda empresa productiva o de servicios, independiente de su tamaño. En Chile y en nuestra región, gracias al trabajo conjunto entre los representantes del mundo público y privado, este concepto ha ido ganando cada vez mayor importancia.

Por más de 17 años, este esfuerzo se ha materializado a través de los Acuerdos de Producción Limpia (APL), cuya finalidad es servir como un instrumento de gestión que permita mejorar las condiciones productivas en términos de higiene y seguridad laboral, eficiencia energética e hídrica, reducción de emisiones, valorización de residuos, buenas prácticas, fomento productivo entre otras temáticas, buscando generar sinergias y economías de escala, así como el cumplimiento de las normas ambientales que permitan el aumento de la productividad y la competitividad de las empresas.

Los APL cuentan además con la particularidad de ser convenios de carácter voluntarios que se celebran entre una asociación empresarial representativa de un sector productivo y los organismos públicos competentes. Nacieron al alero del ex Consejo Nacional de Producción Limpia (CPL) y hoy continúan con mayor fuerza a través de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC).

La subdirectora de APL de la ASCC, Ximena Ruz Espejo, radica la importancia de este instrumento en su esencia, al decir que “estamos convencidos del poder de los acuerdos, porque estos nacen del diálogo, del consenso, de un diagnóstico compartido y un análisis crítico de las brechas y oportunidades, lo que permite mejorar a un determinado sector productivo y también como país”.

Ruz explica que “los APL permiten eliminar fallas de coordinación, las que se producen principalmente por una visión sectorial de las distintas políticas. Los acuerdos permiten que múltiples actores (públicos y privados) intervengan un mismo sector productivo, con claridad en la complementariedad de las acciones, disminuyendo el gasto ineficiente de recursos y descoordinación entre el sector público y  privado”.

Voluntad de mejorar

SIMÓN RODRÍGUEZ   CORPESCAEl diálogo, la convicción de acuerdos colectivos y, sobre todo, el interés en el cuidado del medio ambiente son algunos de los requisitos esenciales para la firma de los Acuerdos de Producción Limpia, y eso lo sabe muy bien Teresa Villagrán Leiva, dueña y representante legal de Servimak, una de las seis metalmecánicas iquiqueñas que el año 2015 lograron el sello Estrella Azul tras culminar exitosamente su APL.

Ese mismo año y bajo el alero de la Asociación de Industriales de Iquique y el Tamarugal (AII), se levantó el APL Borde Costero de la Región de Tarapacá, con la participación de la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, Corpesca, Camanchaca y Enel. En la actualidad, este se encuentra en la tercera y última etapa, que consiste en la verificación del cumplimiento de las acciones comprometidas y evaluación de los impactos que generó.

El encargado de Medio Ambiente de Corpesca, Simón Rodríguez explicó que se adhirieron al APL con las plantas de fabricación de harina y aceite de pescado sur y oriente. “La experiencia en este acuerdo ha sido bastante positiva, fundamentalmente nos ha permitido organizar nuestras metas y acciones en un programa estandarizado y con procedimientos evaluables”.

Rodríguez destaca acciones, como por ejemplo el ser una empresa puertas abiertas. “Históricamente, Corpesca ha tenido una gran interacción con la comunidad a través de los pescadores artesanales, centros educativos y colegios técnicos, es una larga relación que tenemos siempre internalizada en nuestras operaciones productivas y este APL nos ayudó a resaltar aún más esta actividad con nuestra comunidad”.

Corpesca en Iquique cuenta con 700 personas que laboran en forma directa y 300 de ellas se desempeñan en las plantas de aceite y harina de pescado, quienes durante estos últimos dos años han tenido que participar en mayor o menor medida en el APL. “Esto nos dio la oportunidad de volver a capacitar a nuestra gente, de aprender nuevos conceptos técnicos y también tuvimos la participación directa de nuestros trabajadores en la propuesta de formas de reducir el agua y energía en nuestros procesos productivos, y algunas de estas iniciativas las pudimos implementar exitosamente”, puntualizó Rodríguez.  

En tanto, el especialista senior ambiental de la Central Tarapacá de Enel Generación, Jorge Cáceres, explicó que “ha sido una gran experiencia a nivel corporativo y profesional, sobre todo pensando que quizás somos la primera central termoeléctrica en adherirse a un APL y eso nos llena de orgullo”.

Cáceres agregó que “esta herramienta nos ha permitido ordenar nuestros procesos, ir recopilando datos y cifras que ahora nos permiten visualizar concretamente los impactos positivos de nuestras acciones, como por ejemplo la inversión en más de 110 millones de dólares que se realizó para construir un sistema para el abatimiento de las emisiones a la atmósfera. Esto es parte de nuestros planes para introducir mejores prácticas y tecnologías para avanzar en procesos más amigables con el medio ambiente, las comunidades y el entorno de las operaciones”.

Trabajo colaborativo

HÉCTORMARDONES 1En esta línea, también se puede trabajar colaborativamente para mejorar una cadena productiva completa. Es así como nació el APL Logística y Comercio Internacional de Tarapacá, donde, liderados por la Empresa Portuaria de Iquique (EPI), siete grandes empresas se unieron por primera vez como Consorcio Logístico, con el fin de desarrollar una industria eficiente, segura, de calidad y sustentable.  

Esta iniciativa cuenta con la participación de Iquique Terminal Internacional (ITI), Zona Franca de Iquique (ZOFRI S.A), Asociación de Usuarios de Zofri (AUZ AGI), Servicios Integrados de Transportes (Sitrans Ltda.), Container Operators (Contopsa), y el Comando de Defensa Puerto de Iquique A.G (Transportistas).

El subgerente de Negocios y Sustentabilidad de EPI, Héctor Mardones, destacó la voluntad que han puesto las empresas que históricamente han tenido poca interacción, en avanzar en un proyecto común. “Era como una quimera convocar a todos los actores relevantes de la cadena logística, pero a través de este APL se ha logrado y juntos pudimos identificar las brechas y ponernos de acuerdo con las soluciones, cosa que nos llena de orgullo y es un gran paso para adelantarse y afrontar los desafíos futuros de esta industria”, dijo.  

Los planes coordinados de todos los eslabones de la cadena permitirán mejorar las condiciones de capacidad de carga y descarga, para que estas se multipliquen en el futuro.

Interés verde

De acuerdo a la ASCC, entre 1999 y 2017, el universo de empresas adheridas a un APL a lo largo del país asciende a 7.559, incluyendo las vigentes y caducadas. Y son 12.632 las instalaciones registradas.

“La confianza en el instrumento APL es enorme, se visualiza en este la potencialidad de avanzar en mitigación y adaptación con el sector productivo chileno. Estos acuerdos son el instrumento que permite movilizar al sector privado y que este adopte voluntariamente buenas prácticas y tecnologías limpias”, especificó la subdirectora de APL de la ASCC, Ximena Ruz Espejo.

El secretario regional de Producción Limpia en Iquique, Esteban Carreño, indicó además que, desde 2011 a la fecha, en la Región de Tarapacá se han suscrito cuatro APL, con la participación de casi 30 empresas de diversos sectores productivos. "Hemos visto que las empresas están participando más activamente en sustentabilidad y tienen una visión más amplia para enfrentar el cambio climático. Además, si sus acciones permiten ahorro en costos y mejoras sustanciales en términos económicos, el cambio se da naturalmente”.