Viernes, 23 Septiembre 2016

Food Trucks: La odisea de emprender

 

portada

Por: Paulina Muñoz / Fotografías: Franco Miranda

Un grupo de emprendedores está dando la pelea para que esta tendencia mundial pueda llegar a las calles de Iquique, permitiendo que la comida fusión, así como lo exótico de una buena comida gourmet, puede estar al alcance de los iquiqueños, por un menor precio.

Hamburguesas y hot dogs premium, guisos tailandeses, postres filipinos, los tacos más imaginativos o los sándwiches más variados, todo esto puedes legar a encontrar en los famosos “food trucks”, otorgando alternativas a las personas, las cuales buscan un sabor distinto a las cadenas de comida y restaurantes clásicos.

La diversas cultural y nacionalidades de los dueños de estos carros de comida, permite entregar una innovadora oferta gastronómica sin fronteras.

Son muchas las comunas que han generado espacios para la instalación de estos camiones completamente equipados, incluyendo Alto Hospicio. De hecho, existen diversas iniciativas que se han hecho en Santiago dedicadas exclusivamente a estos carros de venta de alimentos, como el “Santiago Food Truck Fest”, realizado en Julio de este año, en Lastarria.  

HISTORIA

noticia0Según páginas web, la creación de los carros de comida se remonta a años atrás, específicamente al sigo XIX, debido a la necesidad de que hubiese comida rápida y en la calle mientras iban formándose y creciendo las grandes ciudades. Esto sucedió en Japón, con sus carritos de sushi, y Nueva York con sus cientos de tipos de carritos de expendio de alimentos, los cuales datan de 1691. De hecho, la comida callejera ya forma parte de la cultura y de los hábitos de comida de los estadounidenses, y que hoy ya se ha expandido al todo el mundo.

Las combis, como tal, nacieron tras la crisis económica "subprime" que golpeó a Norteamérica a fines de la primera década del siglo. Muchos emprendedores del rubro de la alimentación descartaron la idea de montar un restaurante o cafetería, debido a la alta inversión que esto implicaba, encontrando como solución estas cocinas sobre ruedas: con un estilo propio, más informales, menos costosas, acorde con las sociedades modernas que están marcadas por la movilidad de sus habitantes.


COMBIES

Obviamente los carros han ido evolucionando a lo largo de los años, y actualmente estas cuentan con una serie de especificaciones, acordes a las normas sanitarias, como agua potable, piso lavable, muros de acero inoxidable, cocina, conservador de alimentos y cocina a gas, entre otros.

noticia2De hecho, el gasto que realizan los emprendedores para poder contar con una combie apta para trabajar no es menor, llegando a invertir hasta casi 10 millones de pesos.

Andrés Ugarte es el dueño del carro de comida “Kombi Roots”, el cual vende diversos tipos de sándwiches, empanadas y pizzas. Hace dos años comenzó en este rubro, invirtiendo alrededor de 6 millones de pesos. “Si bien mi intención es seguir mejorando, esto ha sido un poco difícil ya que al no poder trabajar como corresponde, debido a que el gobierno comunal no quiere entregarnos la autorización, no he contado con capital de retorno para poder hacer dichas mejoras”.

Situación similar es la que le ha tocado vivir a Carlos Mossow, propietario de “Kombi Mossow”, y una de las caras más visibles en la lucha que están dando estos emprendedores para poder trabajar. Él comenzó en este rubro en enero del 2016 y gastó 7 millones de pesos en su combi. “Invertí a ojos cerrados en Iquique con la esperanza de que el municipio podría aceptarlo eventualmente y ver el gran potencial que tiene esto”, señala Mossow.

NORMATIVAS

En nuestro país, existe sólo una normativa sobre elaboración y expendio de alimentos de carros en la vía pública. El Decreto Nº 977 que data de 1996, denominado “Reglamento Sanitario de Alimentos”, sólo autoriza la venta de alimentos y bebidas envasadas, excepto en casos en que puedan ser procesados, elaborados o vendidos en carros, como fruta confitada, palomitas de maíz, algodón de azúcar, masas fritas sin relleno, vegetales procesados, empanadas de queso, té y café, sándwich fríos y calientes en base de cecinas cocidas y mote con huesillo.

noticia3De hecho, según señala Ugarte, algunas combis cuentan con resolución sanitaria que les fue otorgado en Alto Hospicio, tienen iniciación de actividades y pagan impuestos, por lo que es muy difícil de entender la posición del gobierno comunal, el cual sólo debe otorgar la autorización para que estos puedan presentar el certificado y levantar una solicitud al Servicio de Salud.

La Municipalidad de Iquique señala que ellos sólo se ajustan a las normativas legales, que en este caso son el reglamento del Servicio de Salud y la ordenanza Municipal  Número 233, que regula la elaboración y manipulación  de alimentos perecibles y las prohibiciones  respectivas.

Sin embargo, el dueño de “Kombi Roots” indica que es un tema más de voluntad por parte del gobierno comunal, que otra cosa. “El municipio se escuda en la normativa y en no querer afectar a los locales establecidos, pero nosotros hemos sido enfáticos en dar lugares donde no hay locales establecidos y, aun así, no se nos ha dado autorización”.

Una de las situaciones más bulladas sobre este tema, fue la reclusión nocturna de cuatro días que tuvo que hacer Carlos Mossow por no pagar un parte que le sacaron los inspectores municipales por trabajar en su combi sin permiso. “Fue una experiencia fea. Tener que convivir con los reos de la cárcel de Alto Hospicio, sin distinción de delito, fue complicado. Esos días no dormí nada y hasta el día de hoy me ronda en la cabeza lo que viví durante esas reclusiones nocturnas”.

Debido a esta situación es que Carlos decidió irse de Iquique y buscar oportunidades en Santiago, donde actualmente se encuentra trabajando para eventos privados y en diversas ferias.

PROYECTOS

noticia4Según señalan los propietarios de estos carros de alimentos, la idea no es perjudicar, sino que aportar. “Nosotros apuntamos como Food Trucks a fortalecer el turismo, generar empleo y recuperar espacios públicos”, indica Ugarte.

En este contexto, es que le presentaron a la Municipalidad de Iquique un proyecto de hacer ferias itinerantes de emprendimiento e innovación, que estuviera enfocada en el turismo. “Por ejemplo, nosotros proponíamos instalarnos el día viernes en la Plaza Prat, el día sábado movernos al estacionamiento de Playa Brava, y finalizar el domingo en la explanada de la plaza 21 de Mayo. Nosotros nos preocuparíamos de la limpieza, instalación de baños químicos, poner amplificación, trabajar con agrupaciones culturales y sociales para que se presenten en dichos lugares, generar eventos masivos, tal como se está haciendo en Santiago”.

Si bien el proyecto no fue bien recibido por el gobierno comunal, si lograron conversar con la Intendenta de la Región, Claudia Rojas, y le presentaron un proyecto alternativo denominado “Plaza de bolsillo” donde el gobierno, a través de Bienes Nacionales, traspasa terrenos al MOP para poder construir plazas donde se instalen los food trucks y puedan vender alimentos. Esto ya se está haciendo en Santiago y en muchas partes del mundo como Miami, Argentina, España y Nueva York, por lo que la máxima autoridad regional, según señala Andrés, se comprometió a buscar terrenos para poder implementar el proyecto en nuestra ciudad.

Habrá que esperar a ver cómo finaliza todo este tema, considerando que se aproximan las elecciones municipales y ya existen candidatos que se han comprometido a darles una solución definitiva estos emprendedores, que lo único que buscan es poder ayudar a potenciar el turismo y desarrollo de la ciudad, además de ser una alternativa gastronómica para la ciudadanía.