Viernes, 04 Mayo 2018

Bernardo Alcázar, presidente de la CChC “Debe existir visión de ciudad de largo plazo”

portada

Uno de los actores fundamentales, a la hora de hablar de este sector es, sin duda, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), cuyo presidente regional aseguró que para el presente año se espera un repunte de la actividad, luego de un 2017 “lento”.

Por Yuseff Hilaja / Fotografías: Franco Miranda

IMG 0775¿Cuál es el balance que realiza la CChC respecto a la industria de la construcción en Tarapacá durante el 2017?

No fue un año fácil para la industria. A nivel nacional existe una gran preocupación por la incerteza jurídica de los permisos de edificación, que actualmente es una situación acotada, pero hay un aumento preocupante. Este problema debe ser abordado con urgencia y con la participación de todos los actores involucrados. Se debe acordar cómo validar el permiso de edificación como un instrumento que tenga certeza jurídica.

A nivel regional hemos visto como la demanda por vivienda social crece. Actualmente la región tiene el segundo déficit más grande del país, doce mil familias aproximadamente. Esta falta de oferta, ya sea del estado o privada, obedece a dos factores: disponibilidad de suelos y factibilización sanitaria de estos (agua y alcantarillado).

En materia de vivienda Inmobiliaria fue un año lento, no debemos olvidar que producto de la entrada en vigencia del IVA a la construcción (IVA al comprador), llegamos a tener en obras 36 proyectos inmobiliarios en la región, siendo lo usual entre 12 y 15 anualmente, lo que generó una oferta importante. Si a eso le sumamos las expectativas de los compradores que, en su mayoría, se define en relación con las expectativas del crecimiento de la economía, permanencia en el empleo y aumento de las remuneraciones, trajo como consecuencia un año lento en las ventas. Es así como el 2017 mostró una caída del 1,8% en la inversión en construcción a nivel nacional.

¿Cómo se proyecta la industria de la construcción para este 2018 en Tarapacá?

Para el 2018 se proyecta un repunte de la actividad, pese a que el indicador sectorial se mantiene en estado de alto pesimismo, el gremio consigna que la confianza de los empresarios de la construcción ha comenzado a dar muestras de importantes mejoras. Sin embargo, se estima un repunte de 2,7% en la inversión en infraestructura a nivel nacional, mientras que en el ámbito de vivienda privada, se espera un alza de 2,8%.

¿Qué opinión tiene la CChC respecto al Plan Regulador Comunal y cómo ha afectado esto al gremio de la construcción?

Este es un problema transversal en casi todas las comunas de nuestro país, donde en términos económicos, existe siempre una demanda creciente y una oferta insuficiente. Aquí el problema no está dado por lo que se construye, sino por la constructibilidad y la densidad, que son factores monopólicos que están definidos por regulación en los Planes Reguladores Comunales (PRC).
Hoy, en regiones como la nuestra, la autoridad debiera plantear estudios de oferta y demanda sobre la vivienda a largo plazo, es decir 20 o 30 años, para normar el uso del suelo, evitando de esta manera escasez de vivienda y el aumento del precio del suelo que se da y, así, regular el flujo y la oferta de los distintos segmentos y quintiles más bajos, de manera integrada y no segregada como pasa hoy en día.

¿Qué espera la CChC del nuevo Gobierno en materia de urbanismo y desarrollo sostenible de las regiones?

Que comprendan esta visión de ciudad de largo plazo, la que debe responder a las necesidades de crecimiento de la economía local, considerando las actividades económicas que pueden sustentar el crecimiento, además de las demandas de la comunidad, junto con el Desarrollo Sostenible Urbano y sus grandes dimensiones: social, ambiental y económico.

Para desarrollar y mejorar la calidad de vida urbana debemos entender cómo son nuestras comunas, zonas y barrios, logrando dimensionar las necesidades urgentes y de mediano y largo plazo, en lo que respecta a Infraestructura Urbana (pavimentos, veredas, iluminación y transporte); Accesibilidad y distancia (colegios, consultorios, movilización, etc) y Condiciones Ambientales (tratamiento de basuras, ruidos, residuos industriales de construcción, etc). Con esta información se deberían priorizar, focalizar y controlar las inversiones.

¿Cómo visualiza a Iquique en 10 años más?

Es una pregunta difícil. Iquique debe tener su plan regulador a la brevedad, no obstante la tramitación que está en curso demorará a lo menos 5 años para entrar en vigencia.