Miércoles, 18 Julio 2018

Jorge Fistonic, vicepresidente de Club Deportes Iquique “El gran amor de los iquiqueños”

portada

No cabe más aire en los pulmones para desgarrar el grito ante un triunfo del CDI. El que es iquiqueño sabe que el corazón es celeste y que antes de ser chileno se es iquiqueño. Los dragones son el equipo que representa el fulgor de una ciudad que comenzaba a surgir gracias al impulso industrial y se convirtió en insignia de la identidad local.

Soraya Valdivieso V. / Fotografía: Franco Miranda.

JORGEFISTONIC9

Jorge Fistonic, vicepresidente de Club Deportes Iquique, es nacido en esta ciudad y criado en el tradicional barrio El Colorado, donde vivió junto a sus abuelos que arribaron desde Yugoslavia. Por esta relación indivisible con Iquique, conoce a toda la hinchada histórica del CDI y es testigo de la formación de la institución, que tiene sus raíces en los clubes Estrella de Chile y Cavancha.
    
Pero la pasión es sólo uno de los motores que mueven a este club deportivo, junto al éxito que ha tenido su directiva, desenvolviéndose en un mercado exigente y siempre cambiante, como es el del fútbol profesional. Por esto, la institución cuenta hoy con una administración profesionalizada y con focos estratégicos, en miras a la evolución de lo que podría ser un gran factor de cambio.

EL MERCADO DEL FÚTBOL

La transformación ha sido inminente y los clubes que han sobrevivido, han debido reinventarse. Ahora los clubes son sociedades anónimas deportivas y se posicionan como una de las inversiones más importantes del planeta. Es la denominada “futbolización del mundo”, de la cual todos somos parte.

Al respecto, Fistonic explica que “antiguamente los clubes no pagaban los sueldos ni las facturas, sus obligaciones económicas no eran cubiertas y eso llevó a la quiebra y desaparición de muchos. En tanto, la actualidad llevó a que el fútbol esté regulado por la Superintendencia de Valores y Seguros de Chile y también por el Servicio de Impuestos Internos, lo que permite un mayor control. Los socios hoy son responsables con su patrimonio, existe un directorio elegido por la junta accionista, cuentan con áreas de recursos humanos, finanzas y un gerente general. Todo lleva a que hoy sea un mercado muy profesional”.

¿Qué significa para ustedes un jugador?
    
Para nosotros es un activo, porque lo puedes vender a futuro y también amortizas sus pases. Ese activo no sólo se refiere a la contabilidad, sino que sentimos una profunda responsabilidad sobre ellos para que, en su corta carrera que dura 10 o 15 años, puedan tener un futuro, pensando en sus familias.

¿Cómo manejan a los jugadores?

El jugador es un recurso humano distinto, por lo que hay que asesorarlo y apoyarlo. Cuando quieren abrir cuentas corrientes o pedir financiamiento con hipotecarios a los bancos y no se manejan mucho, nosotros como club tenemos la preocupación. Recursos humanos los ayuda en estos temas para que no queden solos. Lo que más les pedimos es que piensen en el futuro para que puedan reinvertir sus recursos en activos.

¿Cómo fue la experiencia con Álvaro Ramos, uno de los jugadores más exitosos del club en el último tiempo?

Este jugador consiguió el nivel para ser vendido a México, ahora se encuentra en un excelente momento, con rentabilidad activa y ha ayudado a su familia, por ejemplo. Ha sabido manejar sus recursos gracias a las asesorías del CDI. Está capacitado para que, cuando termine su carrera, pueda tener ingresos. Él es un ejemplo, porque no todos escuchan como lo ha hecho él.

¿Qué ha sido lo más difícil que han debido sortear?

Nos ha golpeado mucho estos últimos años el no tener estadio y estamos así desde el 2014. Con el terremoto nos cerraron el Tierra de Campeones y hemos estado con autorizaciones provisorias mientras se demolía. Ahora jugamos en el Estadio Cavancha, donde hemos invertido harto capital - casi 300 millones - para habilitarlo, pero no nos permiten jugar partidos oficiales de alta convocatoria. Mauricio Soria nos apoyó, porque también fue jugador nuestro y parte del equipo técnico, y él puso recursos como municipio, mediante un convenio para sacar adelante el estadio, pero sólo para partidos de baja convocatoria.

En caso contrario, debemos salir a jugar a otra ciudad, que puede ser Arica, Antofagasta o, donde nosotros hemos decidido, que es Calama.

¿Cómo logran que el CDI sea rentable?

Funcionamos administrativamente con áreas marcadas de finanzas, seguridad, operaciones y recursos humanos, algo que antiguamente no se hacía en el fútbol. También somos empresarios en nuestro negocio que es mobiliario, con dos street centers en Alto Hospicio, frente al municipio de la comuna, los que componen nuestros recursos personales y familiares. El holding es dueño del club y cuando al club le hace falta plata, estos negocios son los que hacen préstamos para que pueda funcionar, porque somos responsables de nuestros patrimonios.

DRAGONES CELESTES

El plantel oficial del club se luce hoy con figuras como Gonzalo Bustamante, Rodrigo Naranjo, Mauricio Zenteno y Michael Ríos. Sin embargo, quien dejó la vara alta es Edson Puch, vendido a la Universidad de Chile, después a Emiratos Árabes y actualmente jugando en México. Otros ejemplos similares son Brayan Cortés, que se fue a Colo Colo, Álvaro Ramos al León de México y Misael Dávila a la Unión Española.

Pero el momento actual del CDI no es el mejor en cuanto a lo futbolístico, peleando por escapar de las últimas posiciones, lo que ha llevado al directorio a mover las piezas y comenzar un nuevo ciclo, a cargo de un nuevo cuerpo técnico.
 
Sobre esto, Fistonic afirma que “contamos con un excelente equipo y creemos que vamos hacia arriba. Además, Miguel Riffo, que es el nuevo director técnico, tiene mucha capacidad y salió siete años campeón con Colo Colo como jugador, o sea, tiene muchos años de camarín, lo que es súper importante, porque tenemos un muy buen plantel y estamos seguros que vamos a tener un buen torneo.

¿Crees que vuelvan a tener el protagonismo que tuvieron hace un tiempo atrás, con participación internacional constante?

Sí, claro. Hago un llamado a la comunidad y a las empresas privadas para que nos apoyen, que crean en las nuevas generaciones y es ahí donde estamos apuntando.

¿Cómo ven el futuro del fútbol en Iquique?  

Súper bien. Primero, porque estamos haciendo la primera alianza estratégica con la INAF (Instituto Nacional del Fúbtol), que capacita a los técnicos. La idea es lograr hacer por videoconferencia la obtención del título de técnico profesional. El problema es que hoy los jugadores tienen que viajar a Santiago a estudiar para capacitarse durante tres años y nosotros buscaremos que los iquiqueños y nuestros exjugadores se formen desde acá, con este sistema. Eso sin duda va a ser un aporte para la disciplina en la ciudad.

¿Con qué sueñan para las nuevas generaciones?

Vamos a construir un complejo deportivo camino a Playa Los Verdes. Queremos fortalecer la liga de menores, donde hoy participamos desde los 15 años, pero queremos empezar desde mucho antes, desde los 6 años. Tener este complejo hará que los niños tengan de todo, dónde jugar, una cafetería, juegos, donde puedan ir los padres los domingos y, lo más importante, que tengan una preparación distinta, con técnicos titulados y una nutrición profesional, que es lo que nos importa. Ya tenemos el terreno y esperamos este 2018 levantar la primera fase.