Jueves, 05 Enero 2017

El iquiqueño transmisor de ideas, sueños y realidad

 

portada

• Ventas cercanas a los 12 millones de dólares, clientes como Teletón, la Casa Blanca de Estados Unidos, CDF, Nissan, Canal 13, Google -solo por nombrar a algunos- son parte de la vida cotidiana de Luis Ahumada Chamorro, el iquiqueño que se divide entre su casa en Miami y los viajes de negocios que lo alejan de lo que es más añora: su querida “Tierra de Campeones”.

Por: Eleazar Salinas / Fotografías: Franco Miranda

DSC07058Trabajo constante, presencia en cuatro países y un negocio que crece y crece a punta de inversión, tecnología y confianza. Eso resume la empresa y emprendimiento de Luis Ahumada Chamorro, de 37 años, creador de Mediastream, la primera empresa nacional en entregar contenidos multimediales a través de Internet en tiempo real, ya sean programas de televisión, eventos, conciertos, entre todo lo que pueda ocurrírsele a alguien que quiera imágenes en buena definición y quiera poner sus manos en la experiencia de un hombre que dio vida a una idea y apostó por ser el “capitán de su propio barco”.

Claro que, 20 años atrás, nada hacía pensar que un joven considerado “rebelde” por el sistema escolar triunfaría dentro del mundo de la tecnología. Es más, que sería un referente mundial con su empresa, que genera ganancias y confianza entre el empresariado latinoamericano, debido a la consistencia y preocupación por el producto entregado.

“Yo nací y crecí en Iquique. Estuve en varios colegios, te podría decir que ‘hice una larga gira’ por ellos. Primero estudié en el Young School donde hacía bicicross; me fui al American College, donde estuve hasta primero medio, porque me porté tan mal que me botaron y no por notas. 

Luego me fui al Colegio Escase y después al Luis Cruz Martínez, en el estuve muchos años. Y terminé el cuarto medio en el Inacap. Fue muy desastrosa mi vida escolar, pero fue muy rico la final del día, ya que conocí mucha gente. Nunca el colegio me gustó... Yo sí quería aprender, estaba en la edad, pero no me gustaba la forma como me educaban. Es una etapa donde todas las personas somos distintas, tenemos habilidades distintas y la educación es algo tan estandarizado que todos tenemos que estudiar por igual y lo mismo”, expresó Luis, respecto de su época estudiantil.

DSC07061Paralelo a las desavenencias que tenía en con el sistema educacional, Ahumada se sumergía en el mundo de la música, a través de la radio. Desde muy pequeño jugaba en los estudios de las radios Perfección, Sol, Súper y Paulina; donde le enseñaron cómo era el mundo de las perillas.

Encantado con esa tecnología, su cabeza no paraba y, junto a sus amigos, jugaba a hacer transmisiones. Así, armó un equipo de forma “hechiza” y se ponían a difundir la comunicación en Frecuencia Modulada (FM) desde Playa Brava  a sectores cercanos.  Todo hasta que salió de educación media y se trasladó a Santiago para estudiar Comunicación Audiovisual en la UNIACC, donde al contrario de lo que pasaba en la escuela, su actitud y calificaciones fueron destacadas por los maestros, haciendo que le ofrecieran un puesto para integrarse a la cadena radial más grande del país, Ibero Americana Radio, donde trabajó en como DJ en las emisoras Concierto y FM Hit; pero tuvo que renunciar a la educación superior, por incompatibilidad de horarios.

“Los turnos de radio no eran compatibles y le dije a mi coordinador de carrera qué facilidades y flexibilidad había y él me dijo ‘o estudias o trabajas’ y me fui a trabajar”, manifestó Luis.

MEDIASTREAM

DSC07064El trabajo en el conglomerado radial dio sus frutos y, después de años a cargo de las perillas, debido a su afán por la tecnología e ideas para implementarla dentro de su trabajo, lo llamaron para trabajar en el proyecto web que se creaba, para mostrar a las personas cómo era la radio y acercarla un poco más.

“En ese proyecto tuve que empezar de cero. Crear la página web, colocar webcam, sacar fotografías y mostrar cómo era el mundo de la radio y la programación. Allí descubrí el mundo del streaming, porque era obvio que la tecnología estaba para que la gente escuchara por internet la radio. Y me metí en ese mundo, que era lo mismo que hacía cunado era chico, pero ahora desde el mundo del internet”, expresa con orgullo y satisfacción el iquiqueño.

Pero ese mundo le quedó chico. Él veía como avanzaba la tecnología y el mundo radial no seguía ese sendero paralelamente. “Me empecé a frustrar, porque me atrapó el mundo digital, pero estaba trabajando en una empresa de radios, que es un mundo más análogo y me había cosas que yo sabía se podían hacer y que no podía llevar a cabo. Allí decidí emprender y hacer algo distinto”.

Con la experiencia del trabajo en web, además de su inquietud por la tecnología y la enseñanza de su padre –el que dejó el trabajo de oficina, para crear un negocio, la Barraca de madera Iquique-, Luis Ahumada armó su compañía “Mediastream”, lo que acercó la tecnología utilizada principalmente por informáticos, al público en general que podía disfrutar desde un computador con internet de los programas favoritos de TV, de la radio e incluso eventos importantes como el Festival de Viña del Mar.

DSC07070“Armé  mi propia compañía y, como mi papá es emprendedor, siempre yo vi que es lo que es ser dueño de tu negocio. Entonces dije ¿por qué no lo puedo hacer yo? Y lo hice. Tomé el camino de libertad… Esa libertad de poder manejar el barco donde tú quieres que vaya y es un barco pesado, porque tienes mucha responsabilidad, pero es tu barco. No dependes de un jefe que te quiera despedir o que él maneje como se le antoje. Esa libertad fue la que me motivó mucho, gracias a que vi a mi papá cómo lo hacía para hacer los negocios”, narró sagaz.

El primer cliente que la creciente compañía tuvo fue Radio Play FM en el 2007, tiempo en el que Luis trabajaba desde su casa para controlar las transmisiones. Se sumó Canal 13, para después unirse muchas marcas más que tenían presencia nacional, por lo que el negocio creció entre un 50 y 70% de manera anual, con ventas que son cercanas a los 12 millones de dólares (poco más de 71 mil millones de pesos), muy lejano de los $ 14 millones que se lograron de ganancia en un comienzo.

Chile les quedó chico y tuvieron que expandir el negocio. Al terruño se sumaron Brasil, Colombia y Miami; con la idea de llegar hasta México con la compañía, para abarcar una gran cantidad de público latino. “Vi la necesidad real de tener que moverse (a otros mercados), porque si miras dentro del mapa, no puedes quedarte sólo en Chile, ya que es muy equeño, no cambiamos mucho las cosas. Por eso me acerqué a Colombia y a Brasil, que son países con más población y somos partners de compañías muy grades en Estados Unidos… El foco de la compañía es el número 1 en Latinoamérica y creemos que vamos muy bien avanzados, debido a los clientes que tenemos”, cuenta orgulloso el empresario.