Viernes, 28 Mayo 2021

Tarapaqueños escogieron a sus convencionales

portada

Por Mauricio Torres / Fotografía: Franco Miranda

Cómo ha sido la tónica desde la implementación del voto voluntario, la votación fue menor a la del plebiscito del año pasado. Ahora la incertidumbre se traslada a la elección presidencial.

Tras dos postergaciones, en mayo finalmente se realizaron las elecciones de convencionales constituyentes, gobernadores, alcaldes y concejales. Programadas originalmente para octubre de 2020, fueron aplazadas a abril de 2021 y luego a mayo, todo producto de la pandemia del COVID y el alto número de contagios.

La jornada electoral del pasado 15 y 16 de mayo fue histórica pues se escogió una figura inédita en el país, los convencionales constituyentes, 155 delegados que integrarán la Convención Constitucional encargada de redactar una propuesta de nueva Constitución. Este documento será sometido luego a un plebiscito a mediados del próximo año.

En la región de Tarapacá los convencionales constituyentes serán Hugo Gutiérrez por el Partido Comunista, Álvaro Jofré por Renovación Nacional y Alejandra Flores, quien, tal como ocurrió en el resto del país, logró un cupo por el mundo ajeno a los partidos políticos en representación de la lista Independientes de Tarapacá.
La Convención será un espacio nunca visto en la elaboración de las constituciones que han regido al país, con paridad de género y escaños reservados para los pueblos indígenas. Antonia Santos, doctora en Ciencia Política y coordinadora de la Comisión de Igualdad de Género del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, cree que representará al Chile real.

“Esta asamblea constituyente deberá representar los distintos intereses del país al dar cuenta de su composición, integrada por una diversidad y no un país monocolor que se agrupa en dos fuerzas políticas como hemos estado acostumbrados, sino que hay un pluralismo que debe conversar. Todo es muy incierto respecto a que el país vive una crisis social que deja al descubierto una crisis política, y una crisis sanitaria con sus consecuencias en la economía. Eso permite que lo reformista se ponga sobre la mesa dada la desigualdad agravada por la pandemia y la crisis económica", precisó.

El escenario que se abre a futuro, por al menos un año (la Convención tendrá un plazo de funcionamiento de 9 meses, pero prorrogable por otros tres), se prevé de intenso debate. Y pese a las incertidumbres que podría generar, lo cierto es que el documento que emane de esta instancia debe ser sometido a un nuevo plebiscito. Mientras tanto, regirá la Constitución actual y su institucionalidad. En eso, Santos es clara.

“No habrá cambios en el corto plazo. Chile presenta condiciones que deben tenerse en cuenta, la fortaleza de su Estado, la estabilidad institucional y el apego a la ley, eso forma parte de la cultura política chilena. La Constitución necesita un plebiscito de ratificación que puede ser negativo o positivo, pero se debe ir de forma transitoria hasta que no entre en vigencia. No se anochece con una institucionalidad y se amanece con otra. Chile entra a una fase de transición y de modificaciones sin vuelta atrás, podrán ser reformas profundas o no, pero evidentemente las habrá, porque el malestar ciudadano es muy alto", agregó la académica.

La elección de mayo también fue inédita porque los comicios se realizaron por primera vez en dos días. El director regional del Servicio Electoral, Luis Arangua, destacó que el proceso se desarrolló siguiendo la tradición electoral del país. "Tenemos una historia democrática y de elecciones que también ha sido alabada internacionalmente. Como proceso creo que Servel y todas las organizaciones comprometidas, las Fuerzas Armadas, el Registro Civil, Correos de Chile, Movistar, que es la empresa que transmite los datos, han dado cuenta de su eficiencia y transparencia, lo que ha sido la tónica de las elecciones en Chile de forma permanente", expresó.

Eso sí, otra tónica que se repitió, aunque por el lado negativo, fue la alta abstención que rondó a la región, pese a los dos días para sufragar. Si bien para el plebiscito de entrada realizado el 25 de octubre de 2020 la participación en Tarapacá llegó al 45,1% del padrón electoral, el pasado 15 y 16 de mayo solo votó el 37,09% de los votantes habilitados para sufragar.

"El voto voluntario ha tenido un efecto en la participación, eso es innegable, la pandemia por algún lado seguramente pudo haber tenido efectos, pero tenemos que seguir trabajando como región para incentivar y motivar a la gente a concurrir a votar", reconoció Arangua.

La figura del constituyente no fue el único cargo inédito que se escogió en el país, pues también se realizaron por primera vez las elecciones de gobernadores regionales. Ya que en Tarapacá ninguno de los candidatos logró más del 40% de los votos, las primeras mayorías irán a una segunda vuelta el 13 de junio: José Miguel Carvajal y Marco Pérez.

Asimismo, seis de los siete alcaldes de la región fueron reelectos en Iquique, Alto Hospicio, Pozo Almonte, Pica, Huara y Colchane. La excepción fue Camiña, donde el alcalde Sixto García no podía ir a la reelección tras ejercer el cargo desde 1992. En su lugar asumirá Evelyn Mamani, quien además será la única alcaldesa de la región.

Y más allá del balotaje de gobernadores, el calendario de elecciones no termina, pues el 18 de julio se realizarán las primarias presidenciales y el 21 de noviembre las elecciones generales para escoger a la máxima autoridad del país, con posibilidad de una segunda vuelta, así como las elecciones parlamentarias y de consejeros regionales.

A nivel económico, el seremi del ramo, Néstor Jofré, recordó que, por ahora se mantienen las actuales reglas del juego. "El inversionista siempre ve las condiciones de un país y en el caso particular de Chile estamos todavía en un periodo de transición. No sabemos quién va a gobernar después de las elecciones presidenciales de noviembre. Respecto a quienes han sido elegidos para conformar una nueva Constitución, aún es pronto para dar una opinión, porque van a comenzar a trabajar y el proceso terminará en un año más, a lo menos julio, agosto del próximo año y de ahí viene un plebiscito de salida, donde la propuesta elaborada puede ser aprobada o rechazada por el pueblo, entonces queda mucho camino por recorrer", adelantó.