Jueves, 08 Noviembre 2018

Hotel Gavina: 25 años del proyecto Juan Oller

 

 

portada

Con 25 años de construcción, el hotel Gavina fue el gran proyecto que concretó el empresario Juan Oller, con el objetivo de renovar la hotelería en la región, quiso salir de lo, ya conocido, como el hotel Antofagasta o el hotel Francisco de Aguirre en La Serena, blocks de habitaciones que no tenían una imagen turística, además vio el incremento, en esos años, de turistas extranjeros que visitaban Iquique.

Por: Andrea Ramos

Fue así que en 1993, el visionario empresario que ya tenía un hotel en la ciudad de Arica, levantó Gavina, el único hotel 5 estrellas de Iquique.

82 habitaciones con una vista privilegiada al mar, reciben a los cientos de turistas nacionales y extranjeros que visitan la ciudad. Pero su desarrollo como hotel fue de la mano con el crecimiento en diversos aspectos económicos, como la minería.

El aumento del desarrollo minero en la región, obligó que hubiese espacios adecuados para realizar reuniones masivas, congresos y encuentros empresariales.

Es por eso que Gavina, no solo ofrecía servicios de alojamiento, sino que además, comenzaron a especializarse en gastronomía, y luego, frente a la llegaba de compañías internacionales que requerían de lugares para hacer reuniones, nació la idea de ofrecer servicios de arriendo de salones y centro de eventos, construido en el año 2000.

Hoy, es Hernán Cornejo, gerente general de hotel Gavina, quien continúa el sueño que tuvo Oller hace muchos años.

¿Cómo ha sido el desarrollo de hotel Gavina a lo largo de estos años?

R: Se habla de la hotelería en Iquique, la que antiguamente era tradicional, traída por la onza. Eran proyectos Corfo, que la onza creó, serán unos 50 años atrás y creó un hotel por cada una de las regiones. Y aquí nos tocó el hotel Prat y la hostería Cavancha y esa fue la hotelería que hubo aquí  por años de años, totalmente tradicional y hoteles pequeñitos, indudablemente. Y cuando se pensó en Gavina, se quiso ir a la vanguardia a lo que había tradicionalmente, y se hizo hotel Gavina.

Se llama Gavina porque estos eran los baños de la gaviota, y don Juan Oller, que era español, le quiso colocar así porque Gavina significa Gaviota y luego de comprar el terreno, bajo la Ley Lynch, empezó con un hotel de 10 pisos y él vivía arriba.

Trajo el mejor mobiliario, elementos de construcción modernos, viajó por distintas partes del mundo buscando conocimiento en cuanto a equipamiento, y fue un visionario de que esto turísticamente iba a repuntar de manera agigantada. Luego la necesidad cambió, y se dio cuenta que no había un lugar para reuniones y se construyó un centro de convenciones del hotel, el que se inauguró el año 2000 y eso ayudó mucho.

Una época donde se hicieron grandes encuentros aquí y que venían de todas partes de Chile. Y así se mantuvo por varios años dirigido por don Juan Oller y en renovación constante.

Después empezó a salir Sunfish, Terrado, después vinieron otros hoteles. Hoy día, es una ciudad que está a la vanguardia en hotelería, en cuanto a servicio y en cuanto a equipamiento. Pero don Juan quiso seguir con Gavina y con ningún hotel más y el 2015 nuevamente se renueva el hotel completamente, en sus habitaciones, lobby y desde ese 2015 hasta ahora, se ha mantenido en una renovación constante.

¿La aparición de nuevos hoteles en Iquique en esos años, afectó el movimiento de pasajeros en Gavina?

R: El hotel Gavina ha sido una marca hotelera líder, en cuanto a gestión de negocios y gestión turística, entonces, si tú trabajas en son de recibir a tu competencia y potenciar la oferta, va a llegar más gente. Para que haya un desarrollo tiene que haber competencia, sino tuviéramos competencia, a lo mejor el hotel Gavina no estaría como está, estaría sin renovarse ni invertir, total la gente llega igual.

La competencia bien dirigida y sana, te potencia a crecer y desarrollarte, porque cuál es nuestro objetivo, ser el mejor hotel de Iquique y va  a ser siempre así, aunque construyan uno nuevo mañana, nosotros vamos a  seguir siendo lo mejor, cambiaremos, arreglaremos, pero que nos avala a nosotros, son los 25 años que tenemos en el rubro. Y Gavina ya está en otra etapa, en lo más social hacia la ciudad. Este es un hotel de la ciudad, vamos de la mano con ella y tenemos la garantía que estamos excelentemente bien ubicados, la gente busca relajarse con el sonido del mar, y acá lo tiene al lado.

Entonces, la competencia está, pero mejor ubicada que nosotros, no puede ser, nosotros somos lo mejor en ubicación, pero puede ser una infraestructura nueva, pero eso se va a arreglando. La competencia la recibimos con los brazos abiertos, de hecho, estamos tratando de organizar una asociación gremial de hoteles grande de la costa iquiqueña para trabajar en conjunto.

¿Cómo es la relación como empresa privada con el sector público?

R: Tendríamos que ser unos malagradecidos si no agradeciéramos la colaboración de las entidades públicas en Iquique, nos han apoyado siempre, nos han controlado siempre y nos han cuestionado y sancionado siempre, pero está dentro de su labor y nosotros nos sentimos apoyados por ellos.

Siempre hemos estado apoyados por ellos y ellos saben que cuentan con el apoyo nuestro para cualquier actividad. Nosotros somos una empresa comercial, pero si podemos aportar a la comunidad, aportamos, y lo hacemos bastante en eventos sociales, María Ayuda, Hogar de Cristo, pero también estamos con las autoridades de manera transversal, sin importar política.

¿Qué otros aportes entrega hotel Gavina para Iquique?

R: Nosotros también somos una escuela de capacitación. Los garzones, la gente que trabaja con nosotros, sobre todo extranjeros que quieren trabajar con nosotros, vienen acá porque saben que van a aprender y nosotros los vamos a preparar.

Nosotros queremos aportar al trabajo, al turismo, al desarrollo de la ciudad, aportar en servicio e infraestructura, pero el aporte es global, en todo ámbito. Son 100 trabajadores, entre iquiqueños y extranjeros que reciben capacitación, porque el oficio que todos realizan en el hotel, nosotros lo transformamos en una profesión en constante aprendizaje.

Los profesionales que trabajan aquí pueden competir con cualquier hotel de cualquier parte del mundo. No necesitamos traer gente de Santiago, no de otras regiones para preparar un gran evento y queremos que entiendan que, sí somos solo 100 empleados, pero le damos una cantidad de trabajo a la gente, a través de los grandes eventos que hacemos. Hay cosas que no tiene por qué saber la gente, pero nosotros hacemos hartas cosas por nuestros trabajadores y sus familias, entregamos becas, plan de desarrollo personal.