Jueves, 03 Septiembre 2020

Economía, prepararse para la “Nueva Normalidad”

 

portada

Por: Marcela Espejo / Fotografías: Equipo Empres@ctiva

Hoy la principal percepción que se tiene sobre la economía es de una difícil y lenta recuperación, ya que aún no existe una vacuna para el Covid-19 que permita avanzar de formar segura.

Sin duda, la crisis sanitaria que atravesamos ha tenido un fuerte impacto en la economía del país, con la implantación de cuarentenas obligatorias a lo largo de todo Chile, junto a los estrictos protocolos para disminuir los contagios pero que han afectado a los distintos sectores económicos.

Hoy con más de 2 millones de desempleados, se vislumbra un incierto y difícil escenario, porque seguramente veremos que el número de cesantes será mayor en los próximos meses, sumado a quienes hoy están bajo la ley de protección del empleo y arriesgan ser desvinculados una vez que venza el plazo que otorga la ley. Bajo ese contexto, tienen gran relevancia las medidas de ayuda financiera a las empresas para que logren mantenerse y no despedir a sus colaboradores.

“Veremos una fuerte contracción de crecimiento este año, en el último IPoM el Banco Central estimó una baja entre 5,5% y 7,5%, proyectamos que el PIB del Comercio caerá entre un 6,2% y un 8,2%, sin prejuicio de que probablemente sigamos viendo cambios en las estimaciones, producto de la alta incertidumbre que existe sobre los tiempos y alcance que tendrá esta pandemia”, indicó la economista Bernardita Silva, Gerente de Estudios de la Cámara Nacional de Comercio Servicios Turismo, CNC.

Asimismo, señaló que los sectores comercio, restaurantes y hoteles han sido los más afectados en esta crisis. El comercio ha sufrido caídas por sobre el 50% en algunas categorías, y en el caso de restaurantes y hoteles las bajas superan el 70%. “Por lo mismo, son sectores que necesitan que se les ayude con medidas específicas para contener a sus actores mientras no puedan operar, y luego implementar medidas que apunten a la reactivación, con subsidios al empleo y a la inversión”.

Aquí es donde tiene una responsabilidad de acción el gobierno, porque sin sus medidas de apoyo, sería imposible salir adelante. Éste ya ha lanzado una batería de medidas que están ayudando fuertemente durante esta crisis. “Como gremio hemos insistido en aumentar las medidas de contención, ampliando los plazos de la ley de protección de empleo, acelerando el Fondo Crece, postergando y luego pagando de manera diferida contribuciones y patentes, junto con paralizar los cobros por concepto de concesiones marítimas, indicó Silva y agregó: “luego hay que potenciar también las medidas de reactivación, con subsidios al empleo en los sectores más afectados, junto con apoyo al reemprendimiento y la inversión”.

Crisis Excepcional

Por su parte, la economista Andrea Tokman, Jefa de estudios del Grupo Quiñenco, señalo que la caída esperada del PIB para este año, no la hemos visto desde la crisis de deuda de 1982. Retrocederemos en PIB per cápita unos 9 años y demoraremos con suerte, unos 3 a 4 años en volver al nivel del 2019. “Esto es con los mejores supuestos que tenemos hoy, pero así como es una crisis excepcional, sus condiciones son tan distintas a las crisis previas, que todas las proyecciones tiene un nivel de incertidumbre nunca antes visto”.

Asimismo, indica la profesional, que por primera vez más del 90% de los países están en recesión al mismo tiempo y las interrelaciones entre países no se comparan a ningún otro momento en la historia. “Esta independencia global, puede hacer que se prolongue más allá de lo esperado por desfases en los procesos del virus en distintas geografías y sus efectos en las cadenas globales de producción”.

Por lo anterior, es importante apoyar a los distintos sectores para que vuelvan a operar de forma segura, y como adaptar los locales a las nuevas exigencias es costoso, especialmente para las empresas más pequeñas, un subsidio focalizado podría ayudar al proceso, agregó la profesional.

Reactivación

Es necesario sentar las bases para reactivar la economía y conseguir el crecimiento, por ello expresa que en primer lugar, las medidas de reactivación deben incluir todo lo relacionado con el manejo del virus, porque según la especialista, “no sacamos nada con empujar la actividad, si el virus no está controlado, habrá que elaborar protocolos conocidos y verificables para que la vuelta sea segura. Además, agregó: “reconociendo que hay trabajos que no se recuperarán, los programas de reconversión y reinserción laboral serán una parte fundamental para el dinamismo en el empleo, junto con subsidios para contratación de quienes han sido desplazados”.

Producto de la baja de ingresos, el aumento en gastos de esta crisis y de los eventos de octubre, existe un déficit y deuda creciendo a nivel impensados que hacen que la consolidación fiscal sea uno de los grandes temas a abordar una vez superada esta crisis. “Eso será esencial para enfrentar las futuras crisis con capacidad de reacción de políticas públicas. Para ello, habrá que pensar mucho en la eficiencia del gasto y en la muy necesaria modernización del Estado”.

Concluye que las reformas en la calidad de la educación, salud, vivienda y política, son parte fundamental de la tarea que se tiene por delante para la siguiente etapa de desarrollo, que no sólo reencienda los motores del crecimiento, sino que lo haga de modo más inclusivo y amistoso.